Barcelona

Fue la última plaza donde se celebraron corridas de toros en Cataluña, en 2012. El Parlamento de Cataluña, tras una votación por propuesta popular, prohibió los espectáculos taurinos el 28 de julio de 2010.