¿Qué es una corrida de toros?

La Lidia del toro bravo es un arte, un ritual preciso que tiene un lenguaje propio, lleno de matices y variables que al conocerlas nos permite apreciar más en profundidad este ancestral espectáculo. Servitoro quiere ayudarle a entender la Fiesta con esta gráfica y amena presentación, que te ofrece toda la información necesaria para que entres en la Plaza por la Puerta Grande. El Escenario, los Actores y la Faena.

  1. Así es una corrida de toros
  2. Así es una corrida de torosTerminología-Taurina

    La Lidia del toro bravo es un arte, un ritual preciso que tiene un lenguaje propio, lleno de matices y variables que al conocerlas nos permite apreciar más en profundidad este ancestral espectáculo. Servitoro quiere ayudarle a entender la Fiesta con esta gráfica y amena presentación, que te ofrece toda la información necesaria para que entres en la Plaza por la Puerta Grande.

    A continuación, destacaremos: el escenario, los actores y la faena

  3. El escenario, la plaza de toros
  4. Las Plazas de toros

    Las Plazas de toros, plaza de toros de primeraPlaza de toros, coso taurino, arenas, el albero.

    Aunque su tradición y su diseño evocan a los circos de la Europa antigua, el primer coso taurino dedicado exclusivamente a la Lidia, se construye en 1741 y es el de la Real Maestranza de Sevilla. Anteriormente, la Lidia del toro, que hunde raíces en lo más profundo de la historia de España, se celebraban en espacios públicos habilitados para ello o en las tradicionales plazas mayores de las ciudades. 

    La Monumental de las Ventas en Madrid, es la catedral del Toreo en España. Destaca su estilo Neomudéjar como gran parte de los cosos de importancia en el país.
    La Real Maestranza de Caballería de Sevilla es la plaza más antigua en activo en España. Tiene la particularidad de que su ruedo no es redondo.
    En algunas ciudades aún se utilizan las plazas públicas para la celebración de corridas, como esta de Santa Cruz de Mudela o la de Chincón.
    Las categorías: Las plazas de toros permanentes, se clasifican de acuerdo con su tradición, el número y tipo de espectáculos taurinos que se celebren, así como por su aforo.
    Primera categoría: Aquellas que con un aforo superior a 10.000 espectadores, acrediten una reconocida tradición taurina y celebren un mínimo de 7 espectáculos taurinos generales por temporada de los cuales, al menos 6, deberán ser corridas de toros. En España hay 8: Madrid (Las Ventas), Sevilla, Barcelona, Valencia, Bilbao, Zaragoza, San Sebastián y Córdoba.
    Segunda categoría: Un aforo superior a 5.000 espectadores y que celebren o prevean celebrar un mínimo de 5 espectáculos taurinos generales por temporada, de los cuales, al menos 4, deberán ser corridas de toros.
    Tercera categoría: Son las que no cumplen los requisitos anteriores. También hay plazas de toros portátiles, construidas a base de una estructura metálica o de otro tipo para aislar un espacio y que se montan y desmontan tradicionalmente en pueblos y ciudades que no disponen de una plaza fija.

  5. Diferentes partes que conforman la plaza de toros
  6. Diferentes partes que conforman una plaza de toros

    Partes Plaza de toros, Barrera, contrabarrera, tendidos, Gradas y andanadas.

    Ruedo: Círculo de la plaza donde se desarrolla la lidia. Está separado del resto por una barrera. Su diámetro no será superior a 60 ni inferior a 35 metros de tierra batida (Albero).

    Sol y sombra: Las plazas están orientadas, según un eje cuya cabeza es el palco presidencial, hacia Oriente, de forma que en las primeras horas de la tarde, la mitad correspondiente al palco, está a la sombra y la mitad contraria, al sol. Cerca de él está el palco real o de honor, que ocupan las autoridades. Enfrente, el reloj de los clarineros y timbaleros, encargados de los toques que separan los tercios y a la vista de la presidencia, la banda de música.
    Barrera: Es la protección destinada a impedir la salida de las reses del ruedo y proteger a lidiadores y otras personas. Su altura es de 1’60 metros.
    Los burladeros: Son defensas para los toreros y accesos al callejón. Suele haber cuatro y equidistantes entre sí. El matador de turno suele colocarse en el burladero más alejado de la puerta de toriles. Los peones se colocarán en otros burladeros.
    Zonas de servicio: Fuera del ruedo, las plazas tienen zonas de trabajo donde se prepara la corrida. Corrales destinados a la estancia de las reses antes de su lidia.
    Chiqueros, son los lugares destinados al aislamiento de cada una de las reses antes de su salida al ruedo. El Patio de Arrastre recibe a las mulillas que llevan al toro al Desolladero. El Patio de Cuadrillas alberga los caballos de los picadores.
    Los asientos del público, son: La barrera, justo después del callejón. La contrabarrera se encuentra inmediatamente después, es la separación de la barrera y el tendido. En función de las dimensiones de la plaza, puede haber tendido alto y tendido bajo, con una pequeña diferencia de precios según la fila en que cada uno se encuentre. Siempre están numerados. Más arriba y cubierta, se encuentra la grada. Las andanadas, también cubiertas, en las que el precio, por estar más arriba, es más barato. Evidentemente, la diferencia entre sol y sombra, incluye diferencias económicas en la entrada.
    Las puertas: Al menos cuatro puertas dan al ruedo. La Puerta Grande, es la principal y por ella salen los diestros premiados a hombros. La Puerta de Toriles es por la que sale el toro a la plaza, y La Puerta de Arrastre por la que las mulillas retiran al toro. De la Puerta de Cuadrillas arranca el paseíllo y salen los picadores en su tercio.
    Círculos blancos: Dividen las áreas de querencia en tres: “tablas”, “tercios” y “medios”. En cada uno se realiza la lidia y también divide los tres actos es escena: suerte de varas (banderillas), muletas y estoque.
    Callejón: Es el corredor existente entre la barrera y el muro de sustentación de los tendidos. De anchura, no inferior a 1’50 ni superior a 2’50 metros.

  7. La faena, Los tiempos de la corrida
  8. Los tiempos de una corrida

    La faena, partes de una corrida de toros

    Tiempos de la corrida: Una corrida de toros de divide en tres partes, denominadas “tercios” y 2 suertes (de capote y de muleta). Son por orden: el tercio de Varas, el tercio de Banderillas y el tercio de Muerte. Entre el tercio de Banderillas y el de Muerte, el matador cambia de la suerte de capote a la de muleta.
    El comienzo de las corridas viene determinado por las horas de sol, y es confirmado por la Plaza unas dos semanas antes de cada festejo.
    Normalmente empiezan a las cinco de la tarde en marzo, retrasándose paulatinamente hasta las siete en agosto y adelantándose hasta las seis de la tarde en otoño.
    Una corrida puede durar desde hora y media a dos horas y media, o más tiempo, dependiendo del número de sobreros de la corrida. Cada faena suele durar unos 20 minutos. Una vez comenzada, sólo se puede acceder a la plaza en los descansos entre toro y toro.

  9. Actores principales de una corrida taurina
  10. El paseillo, los toreros entrada a la plaza

    El paseillo es el comienzo de la corrida.
    Las cuadrillas y todo el personal que trabaja en el ruedo, desfilan desde la puerta de cuadrillas hasta el paco de Presidencia en un orden exacto. Presentan sus respetos a la Presidencia, guardan un minuto de silencio y saludan al respetable público.
    Monosabio: Es el mozo que ayuda y socorre al picador y al caballo en la plaza de toros, durante la lidia. Le ayuda a montarse, sujeta al caballo en la suerte de varas para que no sea derribado y socorre al picador si el caballo cae. La indumentaria que luce, consta de una blusa ancha de color rojo o azul y pantalón oscuro.
    Mulilleros: con su tiro de mulillas, son los encargados de recoger al toro del ruedo una vez muerto y los areneros: son los encargados de limpiar y mantener en buenas condiciones la superficie de las plazas de toros. Mulilleros: con su tiro de mulillas, son los encargados de recoger al toro del ruedo una vez muerto y los areneros: son los encargados de limpiar y mantener en buenas condiciones la superficie de las plazas de toros. 

    El picador: Su función es medir la bravura del animal, así como dosificar sus fuerzas, con ello pueden lograr que el toro embista con el morro por los suelos, para que así el torero pueda lucir más, durante el último tercio de la lidia. Cada cuadrilla consta de dos picadores, uno para cada toro que lidia el diestro. Mientras uno “el de tanda o de turno” pica al toro, el otro, llamado “picador de puerta” permanece colocado en el lado opuesto “guardando la puerta”. El picador ha de ser hombre valiente, robusto, de fuerte brazo, muy conocedor del arte y jinete experto.

    Los subalternos: la primera fila la ocupa los subalternos del matador más antiguo y así sucesivamente.

    Los matarodes ocupan la primera fila (el más veterano a la izquierda, el más nuevo, en el centro). Desfilan descubiertos aquellos toreros que son nuevos en la plaza y los que van a tomar la alternativa

    Alguacilillos: Conducen el paseillo hasta Presidencia y dan una vuelta al ruedo despejándolo para la faena.

  11. Actores: El torero
  12. El torero, matador, maestro, traje de luces y partes del Traje de Luces, la montera

    El torero: también conocido como diestro o espada, es el responsable de sostener la lidia al toro con el capote, llevarlo al caballo, realizar la faena con la muleta y darle muerte. En ocasiones también pone banderillas aunque no le obliga el reglamento. Los matadores de toros comienzan su aprendizaje toreando erales, a una temprana edad. Aproximadamente dos años después comienza su etapa como novillero, lidiando novillos de menor tamaño y fuerza con una edad de 3 años y un peso aproximado a los 400 kilos. Por último, se convierten en matadores tras tomar la alternativa. 

    El traje de luces: su nombre responde a los reflejos que producen las lentejuelas que lo cubren. Está fabricado en seda y cubierto de color oro para los Diestros y plata para los subalternos.
    Camisa: es de color blanco y adornada con chorreras.
    Corbatín: cinta muy fina que se anuda como corbata, negra o del color del fajín.
    Chaquetilla: decorada de alamares y bordados en oro, plata y seda. De las hombreras cuelgan los machos. Es rígida y está abierta por las sisas para facilitar el movimiento de brazos.
    Taleguilla: es el calzón ajustado y sujeto con tirantes que llega hasta las pantorrillas. En la parte inferior se ajusta con machos.
    Medias: son de seda y color rosa. Llevan otras blancas de algodón por debajo.
    Zapatillas: son planas, de color negro y están adornadas con un lazo.
    La montera: más que sombrero, es un tocado, un pelo artificial, una especie de peluca que se acopla a la cabeza del diestro.
    El uso de la montera está cargado de normas, protocolos y supersticiones. En la faena de capote, el diestro va tocadocon la montera. Cuando el torero pasa a la faena de muleta, se quita la montera, brinda el toro y la lanza al ruedodonde permanece hasta el final. La superstición de muchos toreros de que trae mala suerte que la montera, tras brindar, caiga al revés, hace que muchos se agachen a colocar la montera en el albero de forma correcta.
    ¡Ah! y un diestro jamás deja la montera encima de la cama, trae mala suerte.

  13. Actores: Subalternos, cuadrilla y mozo de espadas
  14. Los Subalternos, la cuadrilla, mozo de espadas

    • - Los subalternos: son parte principal de la cuadrilla y reciben mucos nombres: peones, banderilleros o incluso toreros de plata. Visten traje de luces bordados en plata, jamás torearán con una muleta, su única herramienta de trabajo es el capote o el cuerpo limpio. Si así se requiere, para poner a salvo al torero, deben tener un profundo conocimiento de la lidia y los terrenos del toro dentro de la plaza para colocarlo, correrlo o cambiarlo de sitio según sea menester. Son los ángeles de la guarda de los toreros, ya que los ayudan, los colocan, los aconsejan y los cuidan, todo esto con el fin de que el matador pueda ejercer de mejor manera su arte.
    • - La cuadrilla: En una corrida o novillada normales (de tres matadores y seis toros), cada uno de los diestros lleva en la cuadrilla dos picadores y tres banderilleros.
    • - En un mano a mano (dos matadores), cada uno de los diestros se compone de tres picadores y cuatro banderilleros. 
    • - En solitario: el matador único se acompaña de dos cuadrillas normales completas, más la suya propia. 
    • - Mozo de espadas: probablemente, es la figura de la cuadrilla más desconocida por su falta de protagonismo que no por su importancia. Es la persona que da su confianza, su apoyo y su devoción incondicional a su maestro.
    • Lo asiste durante el desarrollo de la corrida de toros desde el callejón facilitándole todos los avios que necesite (capotes, muletas, montera, estoque simulado, estoque de acero y el verduguillo o descabello). En momentos previos al festejo, es éste quien viste al diestro y se encarga de la organización de todos los elementos necesarios para cada viaje.
  15. Actores: picador y monosabio
  16. El Picador, el monosabio

    El picador: Su función es medir la bravura del animal, así como dosificar sus fuerzas, con ello pueden lograr que el toro embista con el morro por los suelos, para que así el torero pueda lucir más, durante el último tercio de la lidia. Cada cuadrilla consta de dos picadores, uno para cada toro que lidia el diestro. Mientras uno “el de tanda o de turno” pica al toro, el otro, llamado “picador de puerta” permanece colocado en el lado opuesto “guardando la puerta”. El picador ha de ser hombre valiente, robusto, de fuerte brazo, muy conocedor del arte y jinete experto.
    La protección del caballo (venda, peto y manguitos) La protección del caballo se llama Peto y cubre todo el cuerpo del caballo. Éste ha de pesar menos de 30 kilos. Actualmente el peto está elaborado de Kevlar. En las patas lleva otra protección del mismo tejido, los Manguitos. El caballo lleva los ojos vendados para evitar la huida, cuando se arranca el toro.
    Monosabio: Es el mozo que ayuda y socorre al picador y al caballo en la plaza de toros, durante la lidia. Le ayuda a montarse, sujeta al caballo en la suerte de varas para que no sea derribado y socorre al picador si el caballo cae. La indumentaria que luce, consta de una blusa ancha de color rojo o azul y pantalón oscuro.
    La puya: Se coloca al extremo de una Vara de 2 metros de largo y tiene forma de pirámide triangular, con 29 mm de alto. Una cruceta evita que la puya entre más allá de lo debido.
    La indumentaria:
    Castoreño: Se confecciona con piel de castor, de ahí su nombre, aunque ahora se usan otros materiales, como el fieltro. Está rematado con la Moña, que es una piña de fieltro negro. Una cinta ancha y negra lo sujeta a la cabeza y se llama Barboquejo.
    Chaquetilla: Sólo el matador y el picador pueden adornarla con oro, un privilegio que recuerda los tiempos en que su relevancia era igual o mayor que la de los matadores.
    La mona y la gregoriana: Bajo la calzona llevan: en la pierna derecha una armadura de hierro, llamada Mona, que sube hasta la entrepierna para evitar las cornadas y en la izquierda una más pequeña llamada Gregoriana, que protege de un posible aplastamiento contra la barrera.

  17. Actores: mulillas de arraste y areneros
  18. Mulillas de Arrastre, Areneros

    Mulillas de arrastre:Generalmente adornadas con banderas, madroños, cintas y cascabeles. Se encargan de sacar al animal al ruedo, una vez el diestro le ha dado muerte, ayudadas y conducidas por una cuadrilla de Mulilleros.

    Desde el tendido puede parecer una labor sencilla, pero detrás de esta tarea, existe un tiempo de preparación y ensayo. Las mulillas se asustan al ver al morlaco sobre la arena y huyen nada más oler la sangre. Además los animales tienen tendencia a ir andando y hay que enseñarles a correr.

    Areneros: Son los encargados de limpiar y mantener en buenas condiciones la superficie de las plazas de toros. Forma parte del personal de la plaza y desfila en el paseo de cuadrillas, justo al final. Aparecen después de cada faena, para alisar la arena removida por el arrastre de los toros y cubrir los despojos o detritos de caballos y astados, así como los restos de sangre que pudiese haber.

    Protocolo del arrastre:

    La vuelta al ruedo: Normalmente se arrastra el toro en línea recta hacia la puerta de arrastre, pero en ocasiones, y por la bravura y nobleza del animal durante la faena, la Presidencia autoriza la vuelta al ruedo, que entre aplausos rinde el público homenaje al toro.

    El arrastre lento: Es un reconocimiento al toro, a su casta, trapío y bravura. El presidente permite que haya un tiempo para que se le aplauda, por eso el desplazamiento de sus despojos se hace lentamente.

     

  19. Actores: Los Alguacilillos
  20. Alguacilillos

    Los alguacilillos son los primeros en aparecer sobre el ruedo con el cometido de "despejar la plaza".
    Avanzando en sus corceles hacia la Presidencia de la Plaza, a quien piden el correspondiente permiso para que comience el espectáculo y, tras obternerlo, recorren el perímetro del albero en direcciones opuestas cada uno, hasta llegar a la puerta de cuadrillas para dar comienzo al "paseillo".
    Son los representantes de la Autoridad y los encargados de ir en busca de las cuadrillas de toreros y de entregar la llave de los chiqueros al chulo de los toriles, que es el encargado de abrirlos. A pié, dentro de la barrera, recibe las órdenes que el presidente estime oportunas, y las comunica a los diestros o subalternos.
    Al finalizar la lidia de cada toro, es el encargado de entregar a los toreros los trofeos que se hayan concedido.
    Respecto a la vestimenta, lucen una indumentaria que recuerda la de la época de Carlos IV. Es negra y está compuesta de golilla blanca, capa corta (Jubón) y un sombrero tocado con penacho de plumas. En Madrid son de color rojo y gualda, en cambio en Sevilla son de color rojo y blanco. La golilla suele ser bien lisa, al estilo de la época de Felipe IV o rizada de la época de Felipe III.
    El uso de polainas y botas de cuero es de mediados del siglo XVIII, ya que en el siglo XVII no se usaban.

  21. Los Actores. El Presidente
  22. El Presidente, palco presidencia

    El Presidente es la máxima autoridad en la plaza para interpretar y exigir el cumplimiento del Reglamento.
    Es el "director" de la corrida; marca los tiempos, sanciona y premia.
    Suele desempeñar ese papel el Delegado de Gobierno de la ciudad o un miembro destacado del mando policial. No es un trabajo fácil, frecuentemente sufren las críticas y las protestas de los tendidos.
    El Presidente dispone de varios pañuelos de distintos colores con los que da las órdenes y se comunica con el ruedo y el callejón para que éstas sean atendidas.
    El pañuelo blanco se emplea para ordenar el comienzo de la corrida, la salida de cada toro, los cambios de las suertes, avisos y la concesión de trofeos.
    Por otro lado, el pañuelo verde, para la devolución de la res a los corrales. El pañuelo rojo para ordenar banderillas negras, el pañuelo azul para autorizar la vuelta al ruedo de la res y finalmente, el pañuelo naranja para anunciar el indulto de la res.
    El primer trofeo consiste en una oreja. La concede el público siempre que haya mayoría, demostrando así la soberanía popular. El Presidente como el máximo responsable de la lidia, concede la oreja.
    El segundo trofeo, dos orejas, lo concede el Presidente según su criterio. Un matador lo consigue si ha realizado una buena Faena de Capote, una buena Faena de Muleta y matar al toro de una solo estocada.
    El máximo trofeo consiste en dos orejas y rabo. Esto se consigue cuando la lidia es perfecta. Se concede según el criterio del Presidente.
    El indulto de un toro bravo, se concede cuando un toro se ha demostrado muy bravo durante toda la lidia. Entonces llegan los bueyes a la plaza y se llevan al toro. Este toro pasa a la ganadería como semental. 

  23. Los Actores. El Toro de Lidia
  24. El toro de lidia, el toro bravo, casta, divisas

    El toro de Lidia: Según historiadores, desciende del uro salvaje que habitaba en el centro de Europa. Éste se transforma, en la Península Ibérica, en el toro de lidia, al ser domado para las corridas de toros. Sin embargo, es a partir del siglo XVIII cuando asoman las ganaderías organizadas para la producción del toro de lidia, constituyendo la bravura, la característica esencial del toro ibérico. La principal diferencia entre un toro salvaje y uno doméstico es la manera de reaccionar cuando se ve amenazado.
    El toro bravo de origen español seguirá atacando sin cesar, mientras algo o alguien se mueva en frente de él.
    La casta: Es el pedigree del toro de lidia, las grandes ganaderías se forman bien, entrado el siglo XVIII, con toros de lo que se llama Castas Fundacionales: Casta Jijona, Casta Navarra, Casta Morucha, Casta Cabrera, Casta Vazqueña y Casta Vistahermosa.
    Herrajes del toro bravo: Corresponde a la apariencia externa y al comportamiento del animal. Según José María de Cossio, se llama trapío “al conjunto de caracteres de apreciación visual que hacen juzgar de su aspecto, estampa, y probables condiciones de lidia”. Se exige energía y viveza de movimientos que indiquen su nervio, piel fina o aterciopelada que transparente su potente musculatura, que haga aparecer al animal flaco sin estarlo; será de cuello proporcionado. Los cuernos estarán bien puestos y serán de tamaño medio.
    La bravura: Es la esencia de los toros. Una de las características de la bravura es crecerse al castigo, en lugar de huir. El toro bravo, antes de acometer a su presa, le avisa. Jamás ataca a traición. Se cuadra y se coloca en rectitud ante quien quiere ahuyentarle, le mira fijamente, adelanta las orejas, levanta la cabeza y, a veces, retrocede o avanza a leves pasos, antes de arrancarse.

  25. La Faena. La Suerte de Capote
  26. La Faena, la suerte de capote, el capote

    La suerte de capote: Comúnmente llamado “tercio de quites”, la desarrolla el torero para medir la embestida del toro así como la fuerza y disposición.
    Del capote se sirve el torero para recibir a la res, generalmente con los dos brazos, tanto en lances artísticos como de brega, es decir, en aquellas suertes que implican correr al astado, pararlo, fijarlo o ponerle en suerte.
    El capote: Es una tela elaborada con materiales sintéticos de mucho cuerpo. La parte ofrecida al toro, casi siempre es fucsia y la interior amarilla. En la antigüedad era de variedad de colores. Se le da baños de gomas para conseguir la rigidez necesaria.
    Principales quites de capote:
    Chicuelinas: Se realiza sosteniendo el capote con ambas manos a la altura del pecho para citar al toro y a la embestida se recoge por debajo, envolviéndose el torero en él.
    Verónica: Se realiza sujetando el capote con ambas manos, el torero adelanta el capote para citar al toro y al paso de éste, carga la suerte hacia la derecha o izquierda, adelantando una pierna para preparar la siguiente.
    Gaoneras: Se sujeta el capote por la espalda con ambas manos, dejando la mayor parte del vuelo por un mismo lado, generalmente el derecho. Al paso del astado, el torero da medio giro hacia el costado opuesto de la embestida, levantando el capote y deslizándolo por el lomo del toro.
    Revolera: El torero suelta el capote con una mano, girándolo a su alrededor y llevando al toro largo.
    Tafallera: El torero sostiene el capote con dos manos mientras deja que el toro pase por debajo de éste, deslizando la tela por el lomo del astado.

  27. La Faena. Tercio de Varas.
  28. El Tercio de Varas

    El Tercio de Varas tiene dos objetivos fundamentales: descubrir las condiciones de bravura, temperamento y comportamiento del toro. En ese momento es cuando se aprecia si es bravo o manso, si es fijo o distraído.
    Y ahormar al toro para su lidia y muerte, mediante puyazos breves, bien colocados y dosificados, restándole poder y corrigiendo defectos de su embestida.
    Para ejecutar esta suerte lo primero es poner al toro en suerte, como cuando se le iguala para estoquearlo. Puesto en suerto, el toro evidencia si fija su atención en la cabalgadura como algo que deba atacar. El picador, con el toro puesto en suerte, tambien está oblidado a torear, que en el toreo del siglo XVII, quería decir "provar la vara".
    Torear a caballo es encelar al astado en la cabalgadura mediante un juego de terrenos. La geometría del ruedo implica que la querencia o el chiquero es zona de mansedumbre, y la contraquerencia es zona de bravura.
    El buen picador, en solo un tendido, encuentra el punto donde el toro arrancará, al sentirse más comprometido con su bravura o su mansedumbre.
    Mientras lo provoca, ha de encelarlo. Es como el torero del que se aplaude que tenga el toque preciso para provocar la embestida del toro en la muleta, lo que es mejor que tocar, pegar zapatillazos o vocear.
    Las dos rayas son indicadores de terrnos, no obligaciones.
    El buen picador abandona el cobijo de las tablas y va hacia los medios.
    El picador, debe lanzar vara mientras aún ofrece el pecho del caballo y sostener la vara y al toro antes de que el animal choque contra el peto, cuando ya el picador está ofreciendo el costado.
    El toro ha de acudir con alegría, al galope y ciegamente, y debe meter la cara abajo en el encuentro, además de forzar la embestida con sus cuartos traseros, lo que se denomina "meter riñones"

  29. La Faena. Tercio de Banderillas.
  30. Tercio de Banderillas, Banderillas, suerte banderillas, banderillero,

    El Tercio de Banderillas es una genial invención de los padres de la tauromaquia y está destinado a recuperar la embestida del toro, que tras la larga y dura pelea con los picadores, tienden a aplomarse, y su casta le hace reaccionar al castigo con fiereza, por tanto, idearon clavarle un arpón, con lo que el instinto le haría acudir de nuevo a los cites. Al mismo tiempo es una suerte airosa, ágil, plena de gracia, destreza y a veces muy espectacular.
    Para ejecutar esta suerte, existe un orden de colocación: el matador a quien corresponde el toro, se sitúa junto al burladero (no obstante si lo desea, puede hacerse cargo de la lidia del toro y colocarlo en suerte para que actúen los banderilleros o bien puede banderillear al toro en lugar de sus otros subalternos), El lidiador (matador o subalterno) es el encargado de mover al toro y dejarlo colocado en el tercio para que sus compañeros realicen la suerte de banderillas.
    Los banderilleros que entran en turno, se situarán en los medios (el primero de ellos colocará dos pares -primero y tercero- y el otro subalterno colocará el segundo par).
    Juanto a éstos, protegiéndole, se colocará el matador que actuará en segundo lugar. Detrás del toro, prestos al quite, se coloca el tercer espada, un banderillero de brega y otro de la siguiente cuadrilla.
    Las banderillas son varas de madera adornadas con flecos de papel de colores con un arpón en la punta. Este está articulado para que las banderillas cuelguen y evitar accidentes con ellas durante la faena.
    El Tercio de Varas es muy rico en movimientos. Si cuando el torero inicia su carrera se ha arrancado el toro, se dice que son "de poder a poder".
    Según se coloquen el torero y el toro en la plaza, si el toro está pegado a la barrera y el torero también y tiene que iniciar la carrera "por fuera", se dice que es un par "al sesgo" y en otros casos se les llama "dentro a afuera" o de "fuera a dentro". Según la forma: "al cuarteo", "al cambio", "al quiebro de frente", "a la media vuelta", "a topa carnero" y alguna más.

  31. La Faena. La Suerte de Muleta.
  32. La Suerte de Muleta en la corrida de toros, capote, Muleta, La faena

    La suerte de muleta: con la muleta se realizan los pases del último tercio o tercio de muerte.
    Es solo efectuada por el matador de toros, pudiendo ser sustituido por el subalterno de más antigüedad solo en caso de verse impedido a terminar el tercio si ha sufrido algún percance.
    Es el momento de mayor lucimiento de la faena.
    La muleta es un paño o tela de color rojo con el que el matador de toros templa y encauza la embestida del toro. Va montada sobre un palillo de madera de haya, llamado estaquillador.
    La muleta también recibe otros nombres, como franela, pañosa, muletilla o lienzo.
    Su tamaño varía según los gustos del matador.
    Lo normal es que, armada con el estoque, arrastre ligeramente por el suelo.
    Los principales quites de la muleta, son:
    Pase natural: lidia del toro con la mano izquierda. Es el pase clásico por excelencia.
    Cuando el toro embiste, el matador gira y estira el brazo hacia atrás, describiendo con los vuelos de la muleta un cuarto de círculo, moviendo los pies de manera precisa para que una vez terminado el pase se pueda repetir inmediatamente.
    Derechazo: el mismo pase natural pero con la mano derecha.
    Pase de pecho: este pase sirve de terminación a una seria de muletazos. Se realiza extendiendo la mano hacia adelante y con una terminación alta, a la altura del pecho, haciendo que el toro levante la cabeza.
    La manoletina: se toma la muleta con las dos manos, pasando una por la espalda. El toro pasa muy cerca del matador, quien se mantiene de pies juntos. Recibe su nombre del torero Manolete.
    El trincherazo: pase que se realiza con la mano derecha, teniendo la muleta baja para recortar el paso del toro. 

  33. La Faena. Tercio de Muerte
  34. Tercio de Muerte

    El tercio de muerte: el último tercio de la lidia comprende la preparación del toro para la muerte con la muleta, y su muerte a estoque. Es el más trascendental de la lidia y aquel en el qe el Maestro da una muestra más cumplida de su habilidad y su arte. Es el momento de la Verdad, el más difícil y peligroso. En las otras suertes, es el toro el que embiste y el torero el que está a la defensiva, pero en la estocada se invierten los términos, pues es el matador el que toma la ofensiva, quedándose en unos momentos a merced del toro, riesgo que corre cuando le pierde la cara a la res en el instante del cruce. Es decir, ENTRAR, CRUZAR y SALIR, que son los tres tiempos vitales de la suerte suprema.
    El TORO ha de acudir con alegría, al galope y ciegamente, y debe meter la cara abajo en el encuentro, además de forzar la embestida con sus cuartos traseros, lo que se denomina "meter riñones"
    Este momento de la estocada se puede realizar de dos maneras, dependiendo de por donde sale el toro una vez clavado el estoque: suerte natural: el matador sale entre las tablas y el toro y la suerte contraria: el toro pasa entre las tablas y el matador.
    Hay distintas maneras de realizar esta suerte:
    Recibiendo: es la forma más primitiva de matar los toros. Cuando la res tiene fuerzas para acudir al cite, el matador se coloca a una distancia adecuada, y alineado con el pitón derecho, con la muleta ligeramente doblada, la mano derecha, que lleva el estoque, pegada al pecho, y el codo a la altura del hombro. Es el toro el que acude hacia el torero.
    Volapie: es la manera de matar toros parados y sin fuerza. El torero se arranca hacia el animal, llevando baja la muleta en la mano izquierda y obligando a humillar al toro, al tiempo que con la derecha hunde el estoque. Es la manera más habitual de realizar la suerte.
    Al encuentro: se arrancar toro y torero y se encuentran a medio camino.